Es un proceso que permite la extracción de líquidos y vapores de contaminantes volátiles por aplicación de vacío al subsuelo.

De ese modo los contaminantes en sus diversas fases (sobrenadante a la capa de agua; disueltos; en fase vapor ocluida y la residual alojada en la estructura poral de los suelos) son removidos en un solo proceso por medio de una única línea de extracción.

La extracción de la fase líquida no acuosa potenciada por el vacío que se desarrolla durante la operación del sistema, genera una recuperación superior de líquidos y un mejor control del gradiente hidráulico que el de los sistemas convencionales de recuperación de producto libre.

Es especialmente efectivo en formaciones con baja o moderada permeabilidad.

Para más información:
margot.bertol@geodatargentina.com.ar