Es una técnica de remediación in situ, que utiliza vacío para remover compuestos orgánicos volátiles desde la zona no saturada.

Es particularmente útil en sitios urbanos de alta densidad edilicia donde es necesario extremar precauciones para no causar daños y también como complemento de sistemas de remediación y extracción de agua subterránea con aplicación de bombeo.

Para más información:

margot.bertol@geodatargentina.com.ar