Se aplica exclusivamente a la remediación de agua subterránea, tanto a la extracción de la fase libre no acuosa como a hidrocarburos disueltos.

Aunque requiere la implementación de sistemas complementarios para la limpieza de los hidrocarburos alojados en suelos y la franja capilar (que de otra forma impactarían nuevamente sobre la capa acuífero) es el sistema más utilizado para el saneamiento del agua subterránea.

Para más información:

margot.bertol@geodatargentina.com.ar